Aumento mamario

El aumento mamario o mamoplastia de aumento, consiste en la intervención destinada a aumentar el volumen de los pechos con el fin de conseguir un tamaño más proporcionado que realce la figura y gozar así de una mayor confianza personal. Conseguir el resultado deseado es muy importante y está directamente relacionado con la elección del cirujano y de un implante de primera calidad. En este sentido, creo que es fundamental un estudio y trato personalizado para garantizar resultados naturales y duraderos.


¿Cómo se realiza?

Se trata de una intervención quirúrgica que realizamos generalmente bajo anestesia general en una clínica homologada. Colocamos implantes de silicona de alta cohesividad, en un bolsillo que se puede realizar en varios planos en función de las características de la paciente, retropectoral (por debajo del músculo pectoral), subfascial ( debajo de la fascia del músculo pectoral ) o subglandular (entre la glándula mamaria y el músculo pectoral). La duración de la intervención suele oscilar entre los 60 y 90 minutos.

¿La intervención deja cicatrices?

Para colocar el implante mamario se realiza una pequeña incisión en el pecho de unos 3 a 5cms de longitud, dependiendo del tamaño de la prótesis. Existen tres vías de abordaje principales, la vía submamaria, areolar y axilar. Tras un estudio personalizado y conociendo los hábitos y preferencias de la paciente elegimos aquella vía de abordaje que mejor se adapta a sus características.

¿Qué tipo de prótesis se utilizan?

La calidad de la prótesis es fundamental. En nuestro centro queremos primar la calidad y seguridad en todas las intervenciones, por lo que sólo empleamos materiales de primeras marcas. Las prótesis utilizadas son de las marcas Mentor y Allergan (implantes con garantía de por vida), que a día de hoy son por todos consideradas la referencia en lo que a implantes mamarios se refiere. Se trata de prótesis de gel de silicona de alta cohesividad, lo que aporta una mayor seguridad. Existen dos tipos de implantes, los redondos y los de forma anatómica o en lágrima, elegiremos uno u otro, en función de las características anatómicas y las expectativas de la paciente.

¿Cómo es el postoperatorio?

Generalmente, la paciente permanece la primera noche hospitalizada para un mejor control del postoperatorio inmediato. Tras la intervención, aconsejamos evitar esfuerzos físicos las primeras semanas y utilizar un sujetador deportivo. Al principio las mamas suelen estar algo inflamadas y pueden sentirse algunas molestias al mover los brazos, todos estos síntomas irán cediendo con el paso del tiempo. La incorporación al trabajo suele realizarse a la semana de la intervención.

COOKIES

Usamos cookies para ofrecerte una mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando aceptas las mencionadas cookies y nuestra política de cookies.
Pincha aquí para mayor información

ACEPTAR